La linea que separa a un valiente de un cobarde está trazada con cinismo.

marzo 11, 2005

El día después.

Tenía que ser una mujer quien me lo dijera.

De nadie más hubiera creído (o cuando menos escuchado) tan chinganetera aseveración:

- Juanito, tu post del "Día de la Mujer" es demasiado ñoño and therefore (luego entonces) te incrimina demasiado. Eres rudo en la forma pero ñoño en el fondo.

- Putísima madre
(pensé y dije) ¿Te cae que es tan ñoño? Juro que cuando lo escribí anda tan pedo y tan "intenso" que hasta pensaba lo contrario.

Inútil discusión. Soy un condescendiente de mierda. Quedó claro.


Como respuesta a tal sensación de ser un pusilánime de mierda, he decidio escribir el presente post. Y como es probable que casi nadie lo leerá (o lo que es lo mismo, casi nadie lo tomará en serio) he decidido prescindir de la cortesía y hablar como si lo hiciera conmigo mismo. Chingue su madre el que se sienta ofendido.

Nota 1:
- Las mujeres no son esa eterna y pendeja dulzura infinita y somnífera que muchas veces me hacen creer que son. Por lo regular tienden a mentir, y lo hacen por razones regularmente más estúpidas que los hombres: "Ay, es que no quería lastimarte, por eso no te dije que me andaba tirando a tu alter-ego" (cámbiese alter-ego por lo que sea).

Nota 2:
- Normalmente les queda clara su "belleza". Incluso si ésta es incipiente o carece de los rasgos que pudieran hacerla "universal". Es decir, importa una chingada si tú consideras que son bellas hasta un punto "sublime". Importa una chingada, igualmente, si te dedicas a repetírselos día y noche. Ellas ya te estarán controlando para entonces. Igual que lo harán con cualquiera que se deje.

Nota 3:
- Salvo casos inmundamente excepcionales, a todas las mujeres les encanta el sexo igual o más que a ti. No te dejes apendejar por posturas "mustias" ni mucho menos por palabras "dóciles" y convincentes. En el momento en que alguien las haga sentir más deseadas que tú, escupirán en tu recuerdo y se irán tras de esa voluntad, aun si resulta ser ficticia o inventada.

Nota 4:
- El feminismo es una postura conveniente y normalmente "culturosa" (salve, Tijuana). Implica igualdad de derechos pero también una enorme desigualdad de obligaciones. Si te enamoras de una feminista lo más seguro es que:

a) te gusta que te domestiquen y no tienes salvación viable

Ó:

b) Te encantan las mujeres pederas y frente a ti hay un reto nada despreciable para convencer a la susodicha de chingarle igual que tú, ya que "no es igualdad, pero sí equilibrio".


Continuará, ad infinitum.

4 comentarios:

H dijo...

Besos cariño... Putas somos y en el camino andamos.

Saf dijo...

jajajajaaaa.... genial! Toda una sarta de "maravillas" ¿Quién te ha enrabietado, niño?

Saf ;-))

Plaqueta dijo...

Pinches viejas.

En serio. Y quien se enamore de una feminista, guac, muestra andante de que el amor es ciego.

Erektor dijo...

Mujeres, no puedes vivir con ellas...
Feministas, a ver quien las aguanta