La linea que separa a un valiente de un cobarde está trazada con cinismo.

abril 07, 2005

Padre, he pecado.

Confiésote padre, algunas de mis muchas atrocidades.

Fui comunista, sí. Un sucio e infiel comunista. Un cerdo totalitario marxista-leninista. Casi toda mi infancia y adolescencia y sin entender cabalmente lo que eso significaba. Sentí una empatía desde mis primeros años, hacia la simbología y pretensiones sociales del comunismo. Luego renegué, como muchos, de su "aplicación práctica-histórica" (como buen vencido) y me sumé a las filas de los que creían en el comunismo "ideal". Y luego me valió madres. Me puse a beber, a fumar, a comer, a coger, a cojear, a pensar, a dormir. Y sin embargo, jamás me sentí atraído hacia el otro lado de la trinchera. Orwell dijo, siguiendo la tendencia referencial de los blogs que he visitado esta semana, que toda persona inteligente debía ser comunista a los 16 años, aunque si lo seguía siendo a los 40, estaba en pedos. Todavía no llego a esa encrucijada, pero ya ahora estoy más convencido de otras sabidurías que de las que promueve el comunismo o cualquier otra postura política radical, que no sea, claro está, la de la inmediata y total eliminación de los imbéciles de la faz de la tierra. (Como la que propuso un bombazo en el azteca mientras todos bailaban y cantaban junto al papa, pero a escala global y simultánea). Desde luego son utopías, chaquetas mentales, absurdos sabrosos que siempre se me olvidan cuando me enamoro de la histérica furibunda siguiente.

Me quedé, digamos, con un pie en la izquierda y el otro metido en el culo de la desesperación globalizada. La necesidad de chingarle para sobrevivir y las ganas de pasármela lo menos de la chingada posible mientras tanto, fueron, tristemente, tarea suficiente para ocuparme desde que aflojé mi postura política. Salve la clase media en extinción, pues de ella provenimos todos los eclécticos comodinos, huevones y hedonistas que mayoriteamos la blogósfera.

Sin embargo, en mis años universitarios (qué digo, secundarianos y preparatorianos también) y guíado más por una inclinación hormonal que por un argumento o convicción real, me di cuenta de que las chicas de izquierda eran más atractivas, más pensantes, más compartidas y, aunque algunas no se bañaran muy seguido, eso no era impedimento para la ansiedad de un guarro como yo. Fue el deseo de esa carne activista, beligerante, quejumbrosa, vengativa, sedienta de justicia y envuelta en consignas revolucionarias la que me hizo reparar de mi falta de compromiso político, y volver al redil de la izquierda.

Admítolo padre, la sociedad a veces me vale madres, pero las muchachas de izquierda excitan mi paladar y mis pocas neuronas tanto como ninguna. Soy un asco. Un inventor de clichés patéticos. Quizás no todas sean así. Pero las que rondaban mi círculo izquierdoso hace unos años se ajustan perfecto a estos lineamientos generales. Qué putín y condescendiente sueno. Padre, perdóname.

He sido, en los pocos meses de existencia de este blog, justificadamente amenazado de muerte, de putazos, de violacion con objetos punzocortantes y peor aun, de ser obligado a ver la transmisión simultánea de las exequias del papa mientras me alimentan de betabel, chayotes y otros platillos macrobióticos, mismos que me obligarán a deglutir con un rico licuado de nopal, al tiempo que me ponen gotitas de salsa de habanero en los ojos, con música de fondo de Rigo Tovar. Anónimos y anónimos, usando un lenguaje muy similar, me esperan día y noche en los panuchos de cochinita del mercado de medellín, todo para hacerme ver mi suerte. (aunque después del habanero no sé qué tanto pueda volver a ver)

Es por eso que, hoy que el último de esos anónimos, haciendo gala de su capacidad semántica y de su sentido del humor, ha decidido llamarme un "GRAN GRAN imbécil" (todo por decir que prefiero vivir en Cuba o Venezuela a recetarme este país de pendejos católicos del yunque, que le tienen miedo a un guey tan asimilado por el sistema como el buen López Obrador...y que siguen creyendo que en este país hay "paz" y "libertad" y "democracia") yo he también decidido tomar las riendas totalitarias de mi blogucho y empezar a arrinconar a estos insulsos en su habitat natural: un cagadero anónimo en forma de tagboard, para permitir solo a los miembros de blogger comentar en mis patéticos posts.

Todo sea para no atascar mi mail del vómito intolerante de estos paladines de la democracia, los derechos inalienables de las focas bebés, y el respetabilísimo e íntegro mundo cultural de México, entre otros universos donde solo habita el bien y los buenos y bonitos comandan las acciones.

Pecaré, nuevamente, de soberbia. Me volveré un asqueroso dictador de mi blog. Un Fidel Castro de mierda. Un Peje asesino de niños. Un comunistoide "populista": A todos los adultos mayores que me visiten, les prometo una erección al menos, salvo buen cobro y con acuse de recibo. A todas las quinceañeras, les será otorgada una revelación mística digna de la sagrada orden de Batio. Las futuras iniciativas de ley están en discusión. Se reciben propuestas.

Finalmente, hay que decir que muy pocos de los anónimos han posteado en alguna ocasión otra cosa distinta a sus vituperios dfe petatiux, del orden de cualquier escuela primaria rural federal. Insultillos chairos en lugar de contra-argumentos sabrosones. Eso me entristece. Extraño las discusiones de hace un par de meses, cuando los vástagos de la revista Replicante ponían sobre la mesa mejores y más apestosos quesos para cortar, al lado de excitantes amenazas de madrizas salvajes, mismas que hacían de mis estancias en los bares condeseros una verdadera aventura houdinesca.

Les dejo el último round de esta historia, a manera de despedida de los anónimos yunqueros:


Antecedentes:
Blog de plaqueta (nuevamente). Un post invitando al mitin de Lopez Obrador. Muchos bromeando, otros tomándolo en serio. Nada fuera de lo común.

De pronto, acaece ESTA LUMBRERA:

At 8:21 PM, Anonymous said… es increíble cómo gente mal informada está dispuesta a defender ciegamente a una amenaza para la paz, la libertad y la democracia como es el peje, ¿qué, quieren vivir en Venezuela o en Cuba? Déjennos vivir nuestra libertad de religión y nuestra democracia en paz! populistas-comunistas! ya fue derrotado el comunismo desde el 91


Uhmm. La calidad semántica se deja ver. Y la tendencia a las etiquetitas chaqueteras como "populista" y "comunista", dignas de un panfleto microbusero.


No pude más que contestar, en el mismo tono, lo que me salió del alma:

Xamiru said…

Uhm. no me molestaría vivir en Cuba. Tampoco le veo mayor pedo a vivir en Venezuela. (Nota, oh padre, como el llamado de la carne marxista-leninista sigue haciendo mella en mis ansias) Vivir en esta pocilga de ignorantes no es mucho mejor, como demuestra tu comentario tan "bien informado".

Por cierto, la etiquetita de "populista" es bastante superficial. Y por otro lado, no veo como un líder electo democráticamente puede ser "una amenaza para la paz y la libertad". (Si es que alguna de esas dos existen en nuestro país) (Me faltó decir la democracia, pero el pleonasmo hubiera sido más pendejo que el propio comentario al que se refiere)

El hambre es violencia. La pobreza es violencia. La desigualdad social es violencia. La estupidez (que ejemplificas perfectamente) es violencia.

No tendría pedos en vivir en un estado totalitario. Al menos los pendejos como tú estarían hechos carnitas, jabón u otros derivados humanoides.

Es curioso como la gente equipara la "paz" con el "no hacerla de pedo por nada, todo está bien, cállese y fórmese".

En fin, ya hasta ganas me están dando de matar pendejos. Mejor le paro.

Saludos


Ya me imaginaba lo que vendría. Se colgarían del comentario sarcástico del jabón y sus derivados, en rojo, en lugar de leer el comentario que me resultaba importante hacer, en verde.

Eso me pasa por no ser políticamente correcto y aguantarme las bromas de mal gusto, por no seguir la retórica puñetera de los lamehuevos. Chin. Será en la próxima vida.

Todo esto tuvo un final feliz. Alguien más (o el mismo autor) me dejó una nota profundísima en mi post anterior:

Anonymous said...

Xamiru, lei tu comentario en el blog de plaqueta:
"No tendría pedos en vivir en un estado totalitario. Al menos los pendejos como tú estarían hechos carnitas, jabón u otros derivados humanoides."

No puedo decir más que eres un imbécil. Un GRAN GRAN imbécil


Prometo, padre, que meditaré profundamente acerca de esta súbita revelación.

Mientras tanto, los anónimos quedan relegados al cagadero. No vaya a ser que me digan "tontito, gran gran tontito" la próxima vez.

Salud.

10 comentarios:

Alfredo Mora dijo...

Virginia era amorosa de Silvio, Aute y otro tipo de apariciones trovero-revolucionarias. Sus padres hechos a la izquierda, militaban en el PRD NEZA (Desos, de los llamados combativos)
Yo estaba enamorado de Virginida, me valía madres la huelga, los seis puntos y todas las chingaderas libertarias. A mi me gustaba y estaba dispuesto a decirle sí a lo que quisiera:
"Hazte una banderita rojinegra".
-Lo que tu digas.
"Acompañame a la marcha hacia CU"
-Si, mi amor.
"Pintate un "muera Barnés" en la frente"
-Desde luego.

Entré a "este lado" por la puerta más chiquita. Hoy, estoy muy adentro, por convicción.
Saludos.

He leído mamadas del tipo "este blog es bien prolífico y extraordinario".
El tuyo es el más gris, desolador, antidemocrático y demoledor en el que caído.
Felicidades y envidias absolutas.

Xamiru dijo...

Jaja. Me gusto todo menos lo de gris. Me dejaste pensando.

Yo tuve una novia huelguista tambien, pero nunca llegue a habitar los departamentos de filos.

Nomas me di mis vueltas nocturnas al espacio sexcultorico.

Que tiempos aquellos.

Perdon por los acentos. Maquina gringa.

Saludos.

Andreas Kartak dijo...

DEUX EX

Entonces dios se dedicó a publicar pendejadas en los periódicos que todos creíamos iban a bautizar de desconsolada inocencia la historia compartida que nadie me quiere definir por miedo a quedarse fuera entonces como que todos somos de la misma calaña oír ver y callar el que habla se le pone la mano de palo el que escucha el tímpano se le hace chicharrón no me toques que se me hiela el alma así una y dos y tres no me toques que no te veo lo que te cuento se escribe en el culo de un perro, esto sí es nostalgia y no lo que cuentan los marineros de dos o tres pedazos de tierra coordinados con una tormenta al año pa dejarlas bien embarazadas: la solietud es menos con alguien pensando que le cagaste en las entrañas, para eso tenemos dioses que dedican parte de sus monólogos a describir lo que nuestro bufón de cabecera tenia previsto con dos comerciales en televisión y un contrato exclusivo para la comercialización de su perfil bueno.

Andreas Kartak dijo...

DEUX EX

Entonces dios se dedicó a publicar pendejadas en los periódicos que todos creíamos iban a bautizar de desconsolada inocencia la historia compartida que nadie me quiere definir por miedo a quedarse fuera entonces como que todos somos de la misma calaña oír ver y callar el que habla se le pone la mano de palo el que escucha el tímpano se le hace chicharrón no me toques que se me hiela el alma así una y dos y tres no me toques que no te veo lo que te cuento se escribe en el culo de un perro, esto sí es nostalgia y no lo que cuentan los marineros de dos o tres pedazos de tierra coordinados con una tormenta al año pa dejarlas bien embarazadas: la solietud es menos con alguien pensando que le cagaste en las entrañas, para eso tenemos dioses que dedican parte de sus monólogos a describir lo que nuestro bufón de cabecera tenia previsto con dos comerciales en televisión y un contrato exclusivo para la comercialización de su perfil bueno.

Andreas Kartak dijo...

No salen mis post...¿?

Andreas Kartak dijo...

DEUX EX

Entonces dios se dedicó a publicar pendejadas en los periódicos que todos creíamos iban a bautizar de desconsolada inocencia la historia compartida que nadie me quiere definir por miedo a quedarse fuera entonces como que todos somos de la misma calaña oír ver y callar el que habla se le pone la mano de palo el que escucha el tímpano se le hace chicharrón no me toques que se me hiela el alma así una y dos y tres no me toques que no te veo lo que te cuento se escribe en el culo de un perro, esto sí es nostalgia y no lo que cuentan los marineros de dos o tres pedazos de tierra coordinados con una tormenta al año pa dejarlas bien embarazadas: la solietud es menos con alguien pensando que le cagaste en las entrañas, para eso tenemos dioses que dedican parte de sus monólogos a describir lo que nuestro bufón de cabecera tenia previsto con dos comerciales en televisión y un contrato exclusivo para la comercialización de su perfil bueno.

Plaqueta dijo...

El misterio del güey de "el comunismo ha muerto" fue ya esclarecido: en realidad fue un comentario sembrado a propósito para provocar una reacción en cadena. El autor fue un cuate mío, que debería tener un blog.

Los comentarios subsecuentes sí fueron de honestísima estupidez, como el espantado de cuidadito-y-mencionas-los-jabones-de-judío-porque-me-
echo-a-llorar.

Por otro lado, ps sí, uno nunca puede dejar de tener una pata metida en la izquierda. Y en efecto, la chairiza de ambos sexos es mucho más atractiva físicamente. Yo me acuesto antes con un bloque de cemento que con un cerdo de cabelo corto lleno de gel, cuerpo marrano de madreador enfundado en camisita blanca de marca, zapatos cuadrados, ¡blargh! *vomitando copiosamente*. Supongo que ustedes tampoco encuentran atractivas a las versiones juveniles de las señoras-de-camioneta, con los pelos recogidos con furia hacia atrás, rematados con un moñito, y accesorios de güinipú, y perpetua cara de huelepedos. Sin duda, yo antes me cogería una pantufla.

Andreas Kartak dijo...

Miss Plaqueta, estaá bien que defiendas tu composturq... dame dos notas y pla te debora...je...pero siguiendo con tu erecccion de madreguerrasincuartel plas plas mójate... solo es un consejo...mi ecoooooooo es del calibre de tu silencio
AMEN

Laord dijo...

De parte de un carnal que andaba con un pié en la izquierda y el otro en la comodidad del valemadrismo... y que luego corregió su error.

Mi estimado Chamiru, Creeme que comprendo, al menos en tanto esto resulta posible, tu postura política y hasta cierto punto el hartazgo de la realidad madreada que nos acosa. Por mi parte, creo que de lo que no hemos hablado es de mi cambio de postura, de simpatizante a militante, recuerdo que cuando te comenté dijiste que había regresado a la adolescencia, mas creo que no fué asi, en mi caso mas bien se trata de vil miedo, miedo a no hacer nada, miedo de enfrentar a mi hija en algunos años y decirle que me quedé sentado leyendo mientras allá afuera seguían saqueandonos.

Comienzas tu post, blog o como se llame en estos tiempos confesándote culpable de haber sido comunista, yo me sumo a esa confesión con una salvedad, yo soy comunista, y marxista leninista, y me cagan la madre los discursos académicos de los que pretenden que la buena voluntad de la burguesía (notese el anacronismo) puede mejorar las cosas. El pinche discursito de la democracia al estilo liberal me parece vomitivo, me encabronan a sobremanera los que sepultan al comunismo sin tener una puta idea de lo que están hablando y me declaro enemigo de la sensiblería pequeñoburguesa, los muertos de hambre y de enfermedades curables en nuestro país y en el mundo, los asesinados, torturados y encerrados por la burguesía no permiten mostrar ninguna simpatía hacia reaccionarios.

Carnal, sabes que se te aprecia, pensaba iniciar un blog siguiendo tu recomendación, pero me doy cuenta que ando demasiado en chinga como para hacerlo, en realidad en este momento debería estar preparando la edición del periódico (comunista, claro está) que deberá estar en la imprenta mañana. Pero por acá estaré mandando comentarios cuando se pueda.

Un saludo carnal.

Oscar Palacios dijo...

Yo puse los comentarios likudistas en el site de la Plaqueta. Lo siento. No tenía nada mejor qué hacer. Afortunadamente, de ahí descubrí tu blog, escribes bien chido. Yo intenté un blog. Escribo todos los días, pero me dí cuenta que no tenía ningún interés en hacer público lo que escribo, y ni siquiera por hacerme el misterioso o el interesante; sino sencillamente porque lo que escribo, son puros chistes personales (ni siquiera "locales") y otros monólogos que sospecho sólo me interesan a mí. En fin. Saludos.