La linea que separa a un valiente de un cobarde está trazada con cinismo.

junio 21, 2006

Puntos de quiebra

Entre mi espalda adolorida, la búsqueda frenética de departamentos, las molestias habitacionales, emocionales, coyunturales, laborales y suprarrenales, no he tenido tiempo de mentar madres a gusto.

Por lo pronto, quisiera unas vacaciones. Shame on me.

En segundo lugar, creo que hoy comienza una mitad de año distinta. Espero que así sea. Ya era urgente tomar algunas cosas por la cara.

Tercero: que patética es la gente que vende su casa para ir al mundial. Pobres pendejos. Tienen lo que se merecen.

Cuarto: La elección pinta para guerra civil. Yo ya tengo mi machete clasemediero (que debiera ser mejor un boleto de avión, dada la triste realidad de que la clase media es pobre para los ricos y rica para los pobres)


Quinto: Pronto me pondré a leer mis blogs imprescindibles. He andado muy jodido pero hoy finalmente amanecí bien. Lo juro.

Y felicitaciones al Alfredito Mora por su beca comunista.

4 comentarios:

Silencio dijo...

Si, los gringos me dijeron que no puedo salir del país y que la interpol ya tiene mis datos, que mal pedo.

Yo que no quería quedarme a ver como el país se vuelve un muladar.

Nelly dijo...

De verdad hay gente que vendió su casa para ir al mundial?

Me parece un condicionamiento televisivo.

Nebe Gebhardt dijo...

¿Guerra civil? No te azotes...Pero si existe alguien que se merezca una, sin duda es aquel que vendió su casa para ir al mundial: habría que depositarlo en medio del Congo...o mejor...en Nepal.

Silencio dijo...

O rellenarle el culo de nopal