La linea que separa a un valiente de un cobarde está trazada con cinismo.

abril 25, 2006

Malo es bueno. (o de cómo da igual)

La gente por lo general me reprocha mi falta de fe en los demás. Me recriminan cómo es que siempre espero lo peor de la gente. Cómo es que nunca me dejo un breve espacio para la sorpresa.

¡Sorpresa! -termino casi siempre diciéndoles- Es porque no lo hay.

Podemos remitirnos a montones de historias y estadísticas: Los peores actos de traición son casi siempre cometidos por los menos probables ejecutores. Alguien en quien uno confiaba "ciegamente". Malas noticias: El mal está siempre en casa.

----

Así que dejémonos de estupideces. Asumamos lo terrible de la condición humana y punto. Elijamos, si nos es posible, no ser parte de ese terror. O seamos parte, si es que no vislumbramos una mejor opción. Saquemos al juicio de allí, nada más.

----

La realidad de lo que somos no existe. Somos lo que cada migaja de conciencia decide ser. Esa es la única y temblorosa realidad. Decidimos todo, todo el tiempo.

La bravura consiste en aceptarlo, y la cobardía en preferir que no, y la opción comodina está en elegir hacerse guey con otra cosa. Nada más y nada menos.

Dichosas las alternativas. Bienaventuradas porque no existen.
----

Salud.


(Proximamente: Fotos de la sapiencia universitaria expresada en los baños garapiñados de sabiduría de a 40,000 varos el semestre...) Imperdible.

8 comentarios:

Sofía dijo...

Yo les decía desde muy chiquita a mis amiguitas de la escuela que no confiaran en mi porque soy bien hija de puta. Pero pues no se puede evitar, luego la gente no me cree.

La clave es no confiar, a lo mejor ocurre el efecto inverso: No teniendo confianza ni fe en nada/nadie solito pasa el milagro.

O no.

be dijo...

yo siempre he pensado que la desconfianza atrae a la traición. pero a saber...

Sólo Soy Un Ojo dijo...

¿Entonces cual es el chiste, si todo ya esta dado?...tu blog es excelente como introducción para leer a Cioran; lastima que llegue despues de hacerlo.
Saludos.

Ismael Lares dijo...

nel, tu bló es etselente pa fumar mota, tomar una cheve y refletsionar, ahhh no mamar!

Erektor dijo...

lo peor es cuando de repente te encuentras haciendo algo que tu mismo no esperabas, y aún así no te sorprendes

aceptar tu condición de humano, débil, voluble, capaz de cualquier bajeza...

Remedios la Bella dijo...

Pos la neta yo soy bien confiada, creo en la gente, y soy correspondida porque soy ley, pero ayy si me fallan ya valieron no doy mas de dos oportunidades y depende aveces con una tengo.

Tony Camarasa dijo...

Remedios, estoy contigo, a mi me pueden ver la cara de pendejo una vez. Es la que doy a la gente. Luego reevaluo la relación, y la pongo en otro escalón. Y esto es mucho mas complejo de como lo digo, porque la parte emocional de mi ser se toma tiempos mas largos para procesarlo.Pero tengo que hacerlo por salud emocional.


La cuestión es que somos seres sociales y cuanto mas nos intentemos manipular, chingar y demás tropelías, nos vamos arrancando algo VITAL, que pagaremos caro con el tiempo.

Saludos Jóvenes y Jóvenas.

the drop dijo...

Ja, siempre la misma polemica.. Mejor no predeterminarse a nada, ni a la confianza ni a la desconfianza. Y la sorpresa siempre llega que sea de los demas o de uno mismo. Creo que la clave esta en disfrutar lo que nos queda de vida sin amargarse con prejuicios o miedos prefabricados. Como siempre dije, la confianza se gana y se tiene que ganar, pero eso no significa que uno se tenga que sentir mas inteligente por estar a salvo de las traiciones no confiando en nadie... Como si nosotros mismos no fueramos nuestros peores judas a veces!

Besitos y saluditos. Estoy de buenas!