La linea que separa a un valiente de un cobarde está trazada con cinismo.

marzo 14, 2007

Joum, suit joum.

De pronto hay muchos desequilibrios entre lo que nos sucede, lo que deseamos, lo que no queremos y lo que finalmente acaba ocurriéndonos. Hay épocas en las que se está muy bien de la mente pero muy mal de las vísceras, o muy a gusto con la genitalia y muy mal con el corazón, o de maravilla en la cartera y de la chingada en todo lo demás. Es raro. Parece difícil lograr ese punto en el que se está medianamente bien en todo y uno puede recostarse y navegar sin que le angustien las tempestades, ilusorias o francamente reales, fumarse un cigarro, servirse un buen trago y darse de besos con un ser humano y no una polaroid falaz que mantenemos dentro de sus límites a puro golpe de fantasía.

Hoy no me ocurre nada de eso. No estoy bien en todo, ni mal en todo, pero tengo un joum suit joum otra vez. Justo aquello que se encontraba tambaleante en los últimos muchos meses hoy está resuelto, mientras todo lo demás se vuelve a desmoronar. Así parece ser la dialéctica de estos marcianos cinéfilos que dedican su existencia a filmar la nuestra, e injertar conflictos donde no los hay. (Si ahora les llamo los marcianos, mañana voy a terminar creyendo en dios, qué terror).

Pero tengo casa propia otra vez. Y es un placer. Dormir en una cama suculenta, levantarse, prepararse un espresso, hacerse de desayunar una omelette con perejil, beber un poco de jugo de naranja, sentarse en la computadora con toda calma, y pensar en todo lo que anda mal. Un preámbulo perfecto para atacar las imperfecciones y desajustes de la vida. Mucho mejor que el sillón o las relaciones tormentosas que se suceden unas a otras. Hoy estoy, nuevamente, solo conmigo. Contento de lidiar con mis demonios desde la comodidad de mi hogar. Jodido por todo aquello que no caminó, no funciona o no tiene remedio, pero, en el fondo, a gusto de estar aquí., otra vez conmigo mismo. Aunque pase frío por la noche. Resuelto un lado, el otro se echa a perder.

He viajado sólo para constatar que lo disfruto muchísimo. Que debería hacerlo más seguido y dejar de perseguir fantasmas. La realidad me lo ha vuelto a poner delante: no es momento de buscarme pretextos, chava o chamba, rumba o mambo. Es hora de juntar unos cuantos centavos y hacer las maletas. Y dejar bien guardada esta casa nueva, llena de luz y de energía (no abstracta, sino energía: gas, luz, teléfono, comodidad, je), para poder regresar cuando me plazca.

Ayer terminé un libro fantástico, escrito con una maestría desconocida y novedosa. Un libro que me habían regalado hace tiempo, cuando algo también terminaba y empezaban otras cosas. Todo está terminándose y empezando todo el tiempo. Es parte de ese latido existencial que puede verse a simple vista dentro, sobre y a pesar de todas las cosas . El libro, además, trata un poco sobre eso mismo, sobre qué empieza y qué termina y dónde está la línea milimétrica entre esos dos momentums existenciales. No se sabe si es perceptual, no se sabe si es ontológica, no se sabe si es real o imaginaria o sujeta a la interpretación. El punto es que ayer terminé de leer Océano Mar, de Alessandro Baricco, y comencé a vivir otras cosas. Ya no me importa dónde se termina el mar. Ahora sólo quiero decirlo. Decir el mar. Soy un converso. No tengo remedio y no me importa. No vine aquí a curarme sino a tener prisa. Mucha prisa. Antes de que el mar me engulla.

Ya tendré tiempo de escribir cosas pseudoprofundas o semisuperficiales. Ya tendré ganas de hacerlo de nuevo, lo siento venir. Mientras tanto, y poco a poco, voy haciendo esta mi casa y llenándola con mis poquitas cosas. Muy pronto también invitaré a quienes quieran conocerla, beber un trago, cenar un poco de buena pasta y divagar en sus tapetes. Hace un día increíble y lo único que se extraña, en esta ciudad tan estrepitosa, es el mar. Pero el mar está en todas partes. Todo es, sin equívocos, una especie de mar. Voy hacia él.


Salud.

11 comentarios:

zindy dijo...

También me gusta ese libro. Ahora eres Xamiru-Traven.
Saludos.

Erektor dijo...

guelcom jom

*AntagoniSta* dijo...

Y un click por aquí, otro por allá me hizo caer en estas letras y me quedé un tanto pegada, elocuentes, real(mente) reales...será que estoy parada en ese escaloncito intermedio entre lo que me sucede y lo que deseo... en fin, me has hecho pensar... mil gracias!

Letras de excelente contenido, casi un espejo de mi realidad.
Dejo mis saludos cargaditos de felicitaciones, y aquí seguiré fiel lectora de este espacio autocomplaciente.

vero luna dijo...

Qué onda Xamiru!!!
chido como siempre leerte
y ahora que hay un poco de espacio y rayando esas polaroids que acabas de mencionar..uff como si te contarán desde hace mucho tiempo.. por cierto ese tiempo que mencionas.

Gustaxo escribierle
pues siempre lo leemos!

ciaop

Mar dijo...

Enocntrándonos andamos y sin encontrar el uno al otro. Es bueno saber que estás en uno de esos momentos. Te mando un abrazo

BerenOiSe dijo...

me gusta leerte y soy paciente, espero tranquilamnete tus post.

Benito Bodoque dijo...

El mar está cruzando la calle, pero desde aquí se ve perfecto. Se huele y se siente en la piel.

Cómo se extraña lo que nunca se tuvo chingados.

Me uno a la felicitación del club de fans, "en-hora-buena" jajajajajaja.

Besos miles.

AMiGUiZ dijo...

Bienvenido.

Pinky dijo...

De vez en cuando, a la realidad le da por ponerse vertiginosa. Hay quienes padecemos esto, quienes lo disfrutamos. A prisa, siempre a prisa. Quizá con la conciencia permanente en el alucín de que se esta en el último periodo vertiginoso de la vida y de que pronto en cualquier momento la vida avisará que ya llegó la hora de aplacarse y solamente navegar rumbo a la pantufla y la cobijita sin escalas. ¡¡Hurry up!

En lo que esto ocurre,y en su búsqueda por los rincones de la existencia. Siempre es un placer ir trotando por sus esos muy extraños caminos.

Un beso gigante

Anónimo dijo...

hola muchacho. Muy lindo tu foro, lastima q no podre entrar seguido pq no leo foros, solo cuando busco algo. En este caso meti un comentario en la entrada sobre Pla pero desp me di cta de que era viejisima. Mi mail es
anita-dice@hotmail.com
Si queres me agregas al msn y chateamos,queres?
un beso desde Argentina
Ana

Anónimo dijo...

sorry, que imbecil, soy la q escribio antes, dele poner "foro" en lugar de BLOG, estoy redormida.
Perdon!